jueves, 24 de febrero de 2011

EL FELIPITO

Se encontraba en la región de los asteroides 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81 y 82. Empezó entonces por visitarlos para buscar en ellos una ocupación y para instruirse. El número 82 estaba habitado por un rey. El rey estaba instalado, vestido de poncho y carriel, sobre un trono muy simple y sin embargo majestuoso.

- Ah! He aquí un súbdito, - exclamó el rey cuando divisó al felipito.

Y el felipito se preguntó: "Cómo puede reconocerme si ya no parezco un niño!"

No sabía que, para los reyes, el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos.

- Acércate para que te vea mejor - le dijo el rey, que estaba muy orgulloso de ser rey para alguien.

El felipito buscó con los ojos dónde sentarse, pero el planeta estaba todo cubierto por fosas comunes tapadas con tierra. Permaneció entonces de pie, y como estaba cansado bostezó.

- Es contrario a la etiqueta bostezar en presencia de un rey - le dijo el monarca. Te lo prohíbo.

- No puedo evitarlo - respondió el felipito muy confundido. - Hice una campaña presidencial en vano y no he dormido...

- Entonces - le dijo el rey - te ordeno bostezar. No he visto a nadie bostezar desde hace años. Los bostezos son para mí una rareza. Vamos! bosteza de nuevo. Es una orden.

- Me siento intimidado... ya no puedo... - dijo el felipito todo colorado.

- Hum! Hum! - respondió el rey. - Entonces te... te ordeno bostezar unas veces y otras veces no.

- Otra pregunta!!! - le dijo el rey

- Felipito pensó: - No le he hecho ninguna pregunta

El Rey Balbuceaba un poco y parecía incómodo y no dejaba de mandar mensajes desde twitter mientras gritaba: - Maldito Esquivel es un terrorista disfrazado de Nobel !!

Porque el rey cuidaba especialmente que su autoridad fuera respetada y aquel que lo enfrentara le gritaba: - Te voy a dar en la cara marica!! No toleraba la desobediencia y si lo refutaban siempre decía: -Eso es falso de toda falsedad.

El Felipito quedó sorprendido y se dijo: - Tengo que aprenderme eso de memoria, me puede sacar de muchos líos: "falso de toda falsedad".

"Si yo ordenara – decía habitualmente el Rey - si yo ordenara a un general hacer un montaje en una operación de rescate con petos de la cruz roja y pagándole a los secuestradores, y si el general le da un cargo de consciencia, lo llamaría Traidor.

- Me puedo sentar ? - inquirió tímidamente el felipito.

- Te ordeno que te sientes - le respondió el rey, que recogió majestuosamente un faldón de su poncho mientras volvía a coger su celular y twitiaba: Maldito Esquivel!! Terrorista!!

Pero el felipito estaba extrañado. El planeta era minúsculo. Sobre qué podía reinar el rey ?

- Majestad – le dijo... – le pido disculpas por interrogarlo...

- Otra Pregunta!! - respondió el Rey.

-El Felipito quedó asombrado pues no había hecho ninguna pregunta y le dijo: - ¿Puedo hacer otra pregunta?

- Te ordeno que hagas otra pregunta – se apresuró a decir el rey.

- Majestad... sobre qué reina usted ?

- Sobre todo – respondió el rey, con una gran simplicidad.

- Sobre todo ?

El rey con un gesto discreto señaló su planeta, los otros planetas y las estrellas.

- Sobre todo eso ? – dijo el felipito.

- Sobre todo eso... - respondió el rey mientras gritaba: - Maldito Esquivel que le hace mandados a las Farc!! .

Porque no sólo era un monarca absoluto sino que era un monarca universal.

- Y en el congreso le obedecen ?

- Por supuesto – le dijo el rey. – Obedecen enseguida, más que todo los del PIN. No tolero la indisciplina.

Semejante poder maravilló al felipito. Si él mismo lo hubiera tenido, habría podido asistir, no a cuarenta y cuatro, sino a setenta y dos, o incluso a cien, o incluso a doscientas reelecciones ! Y como se sentía un poco triste por el recuerdo de su pequeña candidatura presidencial, se atrevió a solicitar una gracia al rey:

- Quisiera ver otra reelección ... Tenga la bondad... Ordénele al congreso que la apruebe o haga otro referendo...

- Si ordenara a Yidis que diera su voto por una notaría, o hacer pipí en una matera, o salir empelota en una revista, y si Yidis no ejecutara la orden recibida, quién estaría en falta, ella o yo ?

- Sería usted - dijo con firmeza el felipito.

- Exacto. Se Debe dar lo justo por cada voto - prosiguió el rey. - La autoridad se fundamenta en primer lugar en la razón. Si ordenas a los paramilitares hacer una masacre para ganar votos, la mayoría de la gente no se dará cuenta. Y se alguien se da cuenta lo tildas de amigo de las Farc o de terrorista vestido de civil.

- Y mi segunda reelección ? - recordó el felipito, que nunca olvidaba una pregunta una vez que la había formulado.

- La segunda reelección, la tendrás. Yo la exigiré. Pero esperaré, con mi ciencia de gobernante, que las condiciones sean favorables.

- Cuándo será eso ? - se informó el felipito.

- Hem! hem! – le respondió el rey, le mostró en su Black Berry el video de la primera Reelección.

- Pero esa es la primera reelección, yo quiero la segunda!!!- le dijo el felipito.

El rey devolvió el video en su BlackBerry y se la volvió a mostrar.- Esta es la segunda vez que ves como me reelijo; es la segunda reelección!!!

El felipito bostezó. Echaba de menos la verdadera segunda reelección. Y además ya se aburría un poco:

- No tengo más nada que hacer acá - le dijo al rey. - Voy a sentarme en las piernas de Galat para que me cuente un cuento sobre los dinosaurios, él los conoció !

- No te vayas - respondió el rey, que estaba tan orgulloso de tener un súbdito. - No te vayas, te hago ministro !

- Ministro de qué ?

- De... de agricultura !

- Otra vez??? ..y bajo qué gobierno? !

- En en en el gobierno virtual - le dijo el rey.

- Pero ahí no hay tierra ni campesinos a quien robar - Le dijo el felipito

- Puedes ser ministro de FarmVille en Facebook y quitarle toda la tierra a los pobres; como en Carimagua. O podemos hacer una aplicación para darle plata a los que votaron por mi o por ti ... como el AIS.

A felipito se le iluminaron los ojos - ¿Y podré estar siempre a sus pies, sentado sobre esta fosa ?- le preguntó el felipito. -Claro- contestó el Rey mientras gritaba: - Maldito Esquivel, quién te crees?? Maldito Nobel de la paz!!!

-¿Puedo retwittiar eso? - Preguntó el felpito. -Te ordeno que lo retwittees!!!- le dijo el Rey - Además, te nombro mi príncipe de mi reinadito es decir: Mi principito.

Como es de aburrida la gente decente - pensó el principito quien se quedó de por vida a los pies del Rey.

Este Artículo también lo puedes encontrar en

www.democritica.com

3 comentarios:

  1. Está muy divertido pero no se lo mandaría al Pincher

    ResponderEliminar
  2. mmmmm Divertido si, pero tan DanielSamperOspinesco, y ese tipo es tan bobo.

    Sumercé tiene su estilo Santi!, (!aunque me reí bastante!)

    ResponderEliminar
  3. Chevere el texto... peor me da una pena con Saint Exupery!!!!

    ResponderEliminar