miércoles, 28 de abril de 2010

EL AMIGO ARMADO

Alguna vez, en esas fervorosas conversaciones políticas, afirmé que yo entendía el Uribismo. Algunos ganaderos con los que discutía me dijeron que se tenía que tener finca para entender los beneficios de la seguridad democrática. Yo les argumenté que no era necesario e hice esta comparación.

Siempre me he sabido un hombre pequeño, mis 1. 65 metros no asustan a nadie. Por eso fui víctima de ciertas torturas físicas y psicológicas en el colegio. Me habrán practicado más de cien "Partos", tortura que consiste en ser agarrado por un grupo de "amigos" por la espalda mientras otros dos le abren las piernas hasta que el dolor sea insoportable. Al final todos gritan: "Es un varón!!!". Aunque las torturas eran desagradables siempre las llevé con buen humor, no sólo eso, me las buscaba, pues yo era de esos que más la "montaba". De los que no se quedaba quieto, tiraba plastilina en clase, inventaba apodos; a un buen amigo todavía le decimos "el pollo" pues sin camisa parecía tener tetícas, como una niña puberta. Luego en clase de sexualidad nos mostraron que el pollo contiene hormonas femeninas y hace crecer los senos (muy acorde con las declaraciones de Evo), desde ahí lo empecé a llamar "el pollo" y aun le decimos así. Pero hubo ciertos amigos que no soportaron los abusos infantiles, el colegio puede ser un paraíso para algunos y un infierno para otros, la crueldad infantil es infinita. Tengo un amigo que hoy en día es abiertamente homosexual, tiene su pareja y lo lleva sin complejos. Pero en esa época, ser homosexual en un colegio de sólo hombres era como ser una foca rodeada de tiburones. A este amigo le hicimos la vida imposible. Varias veces lo vi llorando y el argumento que teníamos era: "quien lo manda a ser marica".

Voy a poner a este amigo en una situación hipotética. Este amigo Gay está desesperado por los abusos y aparece otro amigo que le dice: "No se deje joder, venga y yo lo protejo" y este personaje saca una pistola, nos apunta y todos asustados dejamos de joderlo. Mi amigo gay se siente muy bien pues las ofensas han terminado. Pero en su cabeza empieza una gran contradicción pues llevar una pistola a un colegio no está bien y andar con un tipo armado tampoco, pero al final los resultados son los que él necesitaba pues las ofensas terminaron.

De una u otra manera así entiendo el Uribismo. ¿¿ Quién no siente los beneficios ??
Yo, contradictor a muerte de este gobierno, me he beneficiado de la seguridad democrática pero siempre que miro a mi alrededor veo a ese amigo armado. Algunos ya se han acostumbrado a vivir con él, se sienten orgullosos. Ese amigo lo empiezo a ver en todos lados; Lo tiene Chávez con Rusia, lo tiene la guerrilla con Chávez, lo tiene Uribe con los Estados Unidos, lo tienen ciertos ciudadanos con Uribe, Uribe lo tiene con los paras, los paras con los narcotraficantes y vivimos a un milisegundo de que estos amigos armados se metan en una balacera que al final todos nos vamos a arrepentir.

¿Qué tal si antes de haber tenido ese amigo armado hubiera aparecido un profesor y nos hubiera dicho que se debe respetar a las personas así sean distintas y que la vida es sagrada??

lunes, 19 de abril de 2010

Un presidente decente

Saúl Hernández escribe la semana pasada un artículo titulado Zanahoria, garrote y utopía. Evidentemente, como era de esperarse de esta pluma ultra-joseobduliana, es una crítica hacia el candidato presidencial Antanas Mockus. Pero lo que realmente me sorprendió fue la argumentación que da el columnista Hernández en contra de Mockus.

"Esos inconformes, entre ellos muchos jóvenes con su típica inmadurez política, buscan algo peor que el mesianismo y el caudillismo que tanto critican, como son las salidas utópicas. Buscan el Obama colombiano que acabe con la corrupción, la pobreza, la violencia, el desempleo y la ignorancia; que legalice las drogas, que haga las paces con Chávez, que haga el intercambio humanitario, firme la paz con las guerrillas y logre otras enormidades de ese calibre."

Y sííí ...... Soy un inconforme!!!! Me siento orgulloso de mi inmadurez política. Me siento orgulloso de no haber vivido algo tan burocrático como el Frente Nacional. Me siento orgulloso de no estar arraigado con los partidos tradicionales y de seguir a las personas en vez de sus partidos.
Luego Saúl acepta, de una u otra manera, que el gobierno que tenemos es mesiánico y caudillista y además nos juzga por buscar utopías. Yo SÍ busco el equivalente de Obama. Que SÍ acabe con la corrupción, que SÍ acabe con la pobreza, la violencia, el desempleo y la ignorancia. Estaría de acuerdo con un presidente que legalice las drogas, que haga las paces con Chávez en vez de la guerra, que si logre la paz con la guerrilla, no sé como, que SÍ logre enormidades. Realmente Hernández se burla de la decencia. La decencia como una utopía.
Y continua:

"Su campaña está basada en la honestidad y esa es, de por sí, una apuesta peligrosa porque los 4 billones que se evaporan cada año en Colombia no se pierden en la Casa de Nariño..."(sic)

No me queda claro que quiere decir Saúl, pero la afirmación de que la honestidad es una apuesta peligrosa deja evidencia su simpatía con el hampa, con la corrupción y el clientelismo. Que alguien hable mal de una persona diciéndole honesto habla muy mal de la persona que lo dice.
Y sigue:

"De ahí el golpe de opinión que promovieron con la decisión de no reclamar 4.000 millones que les correspondían por reposición de votos, dinero que serviría, según Peñalosa -experto en derroches-, para "hacer un bonito colegio". Y la confesión innecesaria de una enfermedad incipiente, que no lo incapacita. Otra apuesta riesgosa dado que en Colombia cualquier discapacidad es un visado a una ciudadanía de tercera."

No importa de qué partido se sea, pero el hecho de retornar o al menos no coger los 4000 millones que da el estado para las campañas presidenciales es algo admirable o al menos no es criticable. Además se burla de la posibilidad de hacer un colegio para los pobres pero en fin ya vamos conociendo a Hernández.

Podría criticar el artículo de Saulito letra por letra pero realmente me da pereza. Lo último que voy a criticar es este argumento, que tristemente, Hernández no es el único que lo dice.

" ... Es preciso reconocer que se trata de un excelente candidato, pero para Finlandia o Dinamarca, no para Cundinamarca."

Hernández reconoce que es un excelente candidato pero para un país decente. Lo que se lee entre letras es que como este país no es decente, necesitamos un líder indecente, por eso propone a Santos. Pero los decentes somos muchos más y eso lo demostraremos.

Por un país decente Mockus presidente.