martes, 23 de febrero de 2010

Vínculos de Sangre

"Hay un principio de la historia de la humanidad democrática, no se pueden extender culpas de sangre"(sic) . Con esta frase se defendía el presidente Uribe de Natalia Springer cuando ésta le cuestionó el caso del hermano del ministro del interior Fabio Valencia Cossio.

Estoy de acuerdo con el presidente, uno no puede juzgar a una persona por los familiares que estén involucrados con el narcotráfico o el hampa. Recuerdo que en mi colegio hubo una reunión para ver si se aceptaba el nieto de Gilberto Rodríguez Orejuela ya que iba a entrar como compañero del hijo del expresidente Samper. Todos los que estuvimos en esa reunión dijimos que era necesario aceptar al niño. Que no se le podía coartar sus derechos porque su abuelo hubiera sido un narcotraficante. Pero en el caso del gobierno es distinto pues se ha vuelto un denominador común tener un familiar implicado en delitos. Me he puesto en la tarea de hacer una pequeña recopilación de estos casos.

La candidata al senado Doris Clemencia Vega es la esposa del controvertido Luís Alberto Gil, hoy condenado por parapolítica. Luis Alberto Gil militó en el M19 y fue señalado de izquierda en los albores de los ochentas. Años después cambia de ideología y crea el partido Convergencia Ciudadana. Fue señalado por tener vínculos con el paramilitar Ernesto Báez. Además de ser el protector del macabro general Rito Alejo del Rio.

Guillermo León Valencia Cossio, el ya mencionado hermano del ministro del interior Fabio Valencia Cossio está acusado de concierto para delinquir, supresión de documentos públicos, revelación de secreto, utilización de asuntos sometidos a secreto y enriquecimiento ilícito.

Uno de mis favoritos es José Obdulio Gaviria que resalta sobre todos los demás por ser primo hermano de Pablo Emilio Escobar Gaviria. Aunque el caso de Pablo Escobar es el más llamativo son los hermanos de José Obdulio los que salen a relucir. Luis Mario Gaviria y Jorge Fernando Gaviria fueron detenidos en los Estados Unidos en 1983 por su presunta participación en trafico de drogas y con la misma suerte corrió su excuñado y exprocurador de Antioquia Carlos Alfonso Cock. Además, su otro hermano, Carlos Alberto Gaviria, está involucrado en el manejo de las cuentas bancarias del cartel de Medellín, dineros que financiaron el asesinato del entonces director de El Espectador Don Guillermo Cano.

El presidente Alvaro Uribe Vélez también entra dentro de la lista de parientes con problemas. El primo del presidente Mario Uribe Escobar fue señalado por los paramilitares alias Pitirri y Salvatore Mancuso de haber pactado acuerdos políticos que favorecieran a la exparlamentaria Elonora Pineda y también fue señalado por buscar apoyo de las autodefensas para una futura negociación con el Estado.
Siguiendo con el presidente, tenemos a Santiago Uribe Veléz, su hermano, quien ha sido acusado en varias ocasiones. Se le señaló de ser miembro del grupo de "Los doce apostoles" banda que supuestamente acribillo a más de 50 personas en la hacienda "La Carolina" propiedad del mandatario y su familia. Además el fallecido paramilitar Francisco Villalba vinculó a Santiago y al mismo presidente de haber estado detrás de la masacre del Aro.
Continuando con la familia del mandatario tenemos a Carlos Alberto Vélez Ochoa, Juan Diego Vélez Ochoa y Mario Vélez Ochoa. Los últimos dos, primos hermanos y el primero tío del Presidente Alvaro Uribe Vélez. Acusados de haber creado la banda "Los Erre" que asesinaron a medio centenar de personas en el municipio Titiribí, Antioquia. A su vez los primos del presidente son parientes del narcotraficante Fabio Ochoa Vazquez. Y para concluir tenemos a Alberto Uribe Sierra, padre del Presidente, quien publicamente tuvo negocios con los Ochoa y con "el capo dei capi" Pablo Escobar Gaviria.

Y aunque esto parece ser cosa del pasado, para las elecciones de este año tenemos varios casos para resaltar. El ex senador Alvaro " El Gordo" García que fue condenado hoy a 40 años de cárcel por su participación en la masacre de Macayepo acaba de lanzar a su hermana Teresita García Romero, actual cónsul en Frankfurt. Eric Morris, también condenado por parapolítica, acaba de mandar a su esposa Aracely Olivares a la cámara de representantes. El ex senador Jairo Merlano, quien también estuvo en prisión, lanzará su hijo Eduardo Carlos Merlano. Vicente Blel, encanado, lanza a Viviana Blel. Alfonso Campo, otro reo, busca entre su cuñado Alex Velásquez, o en su hermano Ramón Campo. La terrible felina sanguinaria, Doña Enilse López, lanza a su gatico Héctor Julio Alfonso López. Luis Eduardo Vives Lacouture, con prisión domiciliaria, lanza a su hermano Raul Vives Lacouture. Miguel Pinedo Vidal lanza a su hijo José Luis Pinedo Campo. Juan Manuel López Cabrales, que firmó el acuerdo de Rialito, manda a su esposa, Arleth Casado. Miguel Alfonso de la Espriella lanza a su hermano. Zulema Jattin Corrales, también estuvo en prisión, manda a su primo César Jattin Feris. Hugo Aguilar Naranjo lo reemplazaría su hijo Mauricio Aguilar Hurtado.

Como se dice por ahí: es mejor que todo quede en familia.

1 comentario:

  1. Santiago, Celebro tu aplicación a esta lista de ingratas coincidencias. Los vñinculos de sangre ciertamente no deben ser un prejuicio pero a veces, como en estos casos, se convierten en un indicio interesante para descubrir el sistema de valores de una familia, que como en el caso de las que mencionas revelan ramificaciones comunes a la corrupción y a la violencia paramilitar. En estos casos sería necio no tener en cuenta los vicios comunes a la sangre. Felicitaciones.
    MAURICIO NAVAS TALERO.

    ResponderEliminar