martes, 20 de octubre de 2009

Un País Decente

La revista Cambio ha denunciado la francachela que se hicieron unos pocos con los dineros del AIS (Agro Ingreso Seguro) y aunque Uribito se esmera en los consejos comunitarios por demostrar que fue transparente y que los 72.500 millones de pesos quedaron en manos de los más necesitados, el robo es evidente, se mire por donde se mire.

Pero esto no es nada nuevo. La misma revista Cambio, en una siguiente edición, demostró que en Colombia se pierden 4 billones de pesos al año por corrupción, que diferencia de los millones gringos; que son 4000 millones. Aquí en Colombia son 4 millones de millones; un cuatro seguido de doce ceros (4.000.000.000.000 ). Por ende el desfalco del AIS que fue de 72.500 millones de pesos sólo equivale el 1.8% del robo anual a los erarios públicos. Pero, para ser justos, es un escándalo relativamente pequeño si lo comparamos con Dragacol, que fue de 1.2 billones de pesos (1.200.000.000.000).

Las cifras son escandalosas pero no estamos ni siquiera en los 25 primeros países más corruptos*. Según la Transparency International, el primer puesto se lo lleva Haití y en la misma lista estamos por debajo de Venezuela. Pero al hablar de violencia, otro es el caso.

Colombia se lleva el puesto número 15* en la lista de los países más violentos y según la INED (Instituto Nacional de Estudios Demográficos) de Francia, tenemos el primer puesto en el mundo con el mayor número de muertes violentas: uno de cada cuatro colombianos muere violentamente. Además competimos con Sudán por el primer puesto en número de desplazados con 4 millones . La corrupción no parece un gran problema si lo comparamos con nuestros problemas de violencia, aunque en Colombia el uno no existe sin el otro.

Sería maravilloso que los políticos colombianos simplemente se robaran los dineros públicos y se enriquecieran de por vida a consta de nuestros impuestos, eso sería un ideal en este país. Pero como lo demostró la ex-columnista de El Tiempo Claudia López, en su estudio sobre las atipicidades en las votaciones del 2006, la corrupción y la violencia son una serpiente que se muerde la cola. Una de las familias que recibió el AIS fue la familia Vives Lacouture del Magdalena; que a su vez tiene en su seno familiar un senador como Luís Eduardo Vives que hoy en día está en la cárcel por para-política; a si mismo, esta familia financió la reelección del presidente Uribe y este no es el único ejemplo. Otra de las familias que tiene vínculos con los paramilitares es la de la exdirectora de FiduAgraria María Fernanda Zúñiga, nombrada por el exministro Andrés Felipe Arias, que tuvo que renunciar a su cargo, ya que según declaraciones del paramilitar alias HH, su padre, Antonio Zúñiga es señalado como testaferro de Vicente Castaño. Y por último la familia de la directora de Colombia es Pasión, María Claudia Lacouture Pinedo fue otra de las afortunadas por el AIS . La mezcla votos - sangre- tierra es un común denominador en esta clase política colombiana.

Los narco-políticos colombianos están en la peor estirpe de todas; no les basta con robarle la plata a los pobres, ahora también les roban la sangre.

2 comentarios:

  1. María Isabel Reyes Copello26 de octubre de 2009, 15:24

    Muy buena nota!. Mientras cultivas tu jardín escribe, observa y analiza.

    ResponderEliminar
  2. no me engaño... mis dibujitos no ayudan a nadie. hubiera ayudado mas a mi pais naciendo muerto.

    ResponderEliminar