miércoles, 28 de octubre de 2009

Sangre vs Cocaína

José Obdulio, en su columna de este miércoles en el periódico El Tiempo, escribe que es gracias a Uribe, a Santos y a la Seguridad Democrática que los capos paramilitares estén hoy en la cárcel y hayan dejado de delinquir, y de una u otra manera tiene razón.

Lo que me molesta es el término de "Seguridad Democrática". Mancuso, Macaco, Don Berna y los demás jefes paramilitares están extraditados en los Estados Unidos, no por las masacres, ni por las miles de personas que asesinaron, sino por haber exportado un par de toneladas de cocaína.

Macaco confesó que él es responsable de 16000 asesinatos, directos e indirectos. Mancuso estuvo a cargo de varias masacres y es responsable de crímenes de lesa humanidad, pero la causa por la que están detenidos es el narcotráfico. -Están encerrados y eso es lo que importa- dirán algunos. Pero es que al hacer un juicio de valor, no pesa más haber exportado cocaína que haber masacrado campesinos con sierra eléctrica. La famosa frase de Pablo Escobar: "Prefiero una tumba en Colombia que una cárcel en los Estados Unidos"es historia.Hoy en día las cosas han cambiado. A los narcotraficantes, lo mejor que les puede pasar, es que los extraditen pues no tienen que hacer reparación de victimas y a cambio de delatarse entre ellos, se pueden quedar con sus bienes.

Lo que se ha hecho con las víctimas en Colombia no tiene presentación. La ley de víctimas se cayó, pues el estado no quiso responder por las suyas propias. La expropiación de bienes ha sido un mal chiste o una vergüenza, como en el caso de Carimagua.-Ayy Andrés Felipe!!!! cero y van dos, ya se nos estaba olvidando-, y el presidente Uribe dijo que no iba a ayudar económicamente a las víctimas porque eran muchas, que elocuencia!!! .

Noam Chomsky, en el documental Plan Colombia, hace una comparación entre las empresas tabacaleras americanas y la cocaína. Chomsky dice que es absolutamente inmoral lo que están haciendo los americanos aquí en Colombia, que es equivalente a que nosotros fuéramos y fumigáramos las plantaciones de tabaco de Kentucky y North Carolina por el hecho de que en Colombia mueren 50000 personas al año por causa del cigarrillo. El plan Colombia siempre le ha dado prelación a la guerra contra el narcotráfico que a las vidas de los colombianos, al igual que la Seguridad Democrática, que como se ha repetido hasta la saciedad, ni es Segura ni es Democrática.

lunes, 26 de octubre de 2009

Aborto e Hipocresía

El aborto, así a muchos les caiga fatal esta afirmación, es una cosa natural. Varios animales lo hacen. Ciertos pájaros sacrifican sus polluelos cuando se ven en escasez de alimentos o riesgo. Hay animales como los perros, que al verse amenazados o en estres, pueden abortar en plena gestación a voluntad. El aborto se puede encontrar de varias formas en la naturaleza y creo que nadie puede hacer un juicio moral sobre los pájaros o lo perros. Pero un caso distinto son los humanos.

No quiero empezar a hacer juicios de valor sobre el aborto, respeto las creencias religiosas y si alguien está de acuerdo o en desacuerdo, las dos partes tienen argumentos fuertes que no quiero empezar a debatir. Tampoco quiero meterme a opinar a fondo sobre la legalidad de éste, y que si el estado debería permitir, o no, en los casos de violación, malformación o peligro de muerte de la madre . Desde mi punto de vista es un derecho irrefutable, pero como dije antes no quiero profundizar sobre ese tema.
De lo que quiero hablar es de la hipocresía de la gente. Hubo ciertos oyentes que llamaron a la W y opinaron que se debía castigar con pena carcelaria aquellas personas que practiquen y se les practique el aborto. Hubo otros que dijeron que si la gente pobre no tenía para condones era mejor que practicaran la abstinencia - cosa tan absurda, además de ser pobres no se pueden echar un polvo, que es gratis- También dijeron que será Dios el que juzgue a las mujeres malditas que se han prestado para el aborto y que ellas arderán en el fondo del infierno por los siglos de los siglos- en este caso al hombre no le pasa nada, si la decisión es mutua, es más fácil para nosotros pues son ellas las que se van al infierno. Dijeron una cantidad de barrabasadas pero no oí a ningún oyente que opinara sobre la desgracia que sufre la infancia en Colombia. Nadie habló sobre los casos de muerte por inanición en el Choco. Nadie mencionó los niños que están trabajando en los semáforos. Es como si negando el aborto se limpiaran las manos. - Listo!! el feto no murió, yo no apoyé ese crimen- y luego una indiferencia absoluta hacia la infancia abandonada. No quiero decir que los niños que están en los semáforos deberían estar muertos, al contrario, creo que se merecen una vida mejor.

Por eso si alguien de pocos recursos, o de muchos recursos, no importa, no quiere traer un niño a sufrir a este mundo creo que está en todo su derecho a no hacerlo.

martes, 20 de octubre de 2009

Un País Decente

La revista Cambio ha denunciado la francachela que se hicieron unos pocos con los dineros del AIS (Agro Ingreso Seguro) y aunque Uribito se esmera en los consejos comunitarios por demostrar que fue transparente y que los 72.500 millones de pesos quedaron en manos de los más necesitados, el robo es evidente, se mire por donde se mire.

Pero esto no es nada nuevo. La misma revista Cambio, en una siguiente edición, demostró que en Colombia se pierden 4 billones de pesos al año por corrupción, que diferencia de los millones gringos; que son 4000 millones. Aquí en Colombia son 4 millones de millones; un cuatro seguido de doce ceros (4.000.000.000.000 ). Por ende el desfalco del AIS que fue de 72.500 millones de pesos sólo equivale el 1.8% del robo anual a los erarios públicos. Pero, para ser justos, es un escándalo relativamente pequeño si lo comparamos con Dragacol, que fue de 1.2 billones de pesos (1.200.000.000.000).

Las cifras son escandalosas pero no estamos ni siquiera en los 25 primeros países más corruptos*. Según la Transparency International, el primer puesto se lo lleva Haití y en la misma lista estamos por debajo de Venezuela. Pero al hablar de violencia, otro es el caso.

Colombia se lleva el puesto número 15* en la lista de los países más violentos y según la INED (Instituto Nacional de Estudios Demográficos) de Francia, tenemos el primer puesto en el mundo con el mayor número de muertes violentas: uno de cada cuatro colombianos muere violentamente. Además competimos con Sudán por el primer puesto en número de desplazados con 4 millones . La corrupción no parece un gran problema si lo comparamos con nuestros problemas de violencia, aunque en Colombia el uno no existe sin el otro.

Sería maravilloso que los políticos colombianos simplemente se robaran los dineros públicos y se enriquecieran de por vida a consta de nuestros impuestos, eso sería un ideal en este país. Pero como lo demostró la ex-columnista de El Tiempo Claudia López, en su estudio sobre las atipicidades en las votaciones del 2006, la corrupción y la violencia son una serpiente que se muerde la cola. Una de las familias que recibió el AIS fue la familia Vives Lacouture del Magdalena; que a su vez tiene en su seno familiar un senador como Luís Eduardo Vives que hoy en día está en la cárcel por para-política; a si mismo, esta familia financió la reelección del presidente Uribe y este no es el único ejemplo. Otra de las familias que tiene vínculos con los paramilitares es la de la exdirectora de FiduAgraria María Fernanda Zúñiga, nombrada por el exministro Andrés Felipe Arias, que tuvo que renunciar a su cargo, ya que según declaraciones del paramilitar alias HH, su padre, Antonio Zúñiga es señalado como testaferro de Vicente Castaño. Y por último la familia de la directora de Colombia es Pasión, María Claudia Lacouture Pinedo fue otra de las afortunadas por el AIS . La mezcla votos - sangre- tierra es un común denominador en esta clase política colombiana.

Los narco-políticos colombianos están en la peor estirpe de todas; no les basta con robarle la plata a los pobres, ahora también les roban la sangre.