martes, 26 de mayo de 2009

Tendencía Política o Creencia Religiosa

He estado de vacaciones y éstas coincidieron con un matrimonio y un paseo a una finca. Como era inevitable en una de esas reuniones entre familiares, amigos y desconocidos se terminó hablando de política. Y yo, que realmente no me puedo quedar callado, terminé hablando mal del presidente y de su gobierno, como es habitual. Lo que no es habitual es que yo fuera el único opositor entre 30 personas y estos no eran personajes normales, eran furibistas extremos. Pero no me importo, tengo suficiente argumentos hoy en día para enfrentar una turba del estilo. Les hablé de los 20000 desaparecidos, de las atipicidades en las votaciones y la relación de los para-políticos con las masacres, los 2000 falsos positivos, del Das, de la Yidis-política, del 40% del congreso en la cárcel, etc. Apenas terminé de argumentar contemplé un acto colectivo de Fe, pues no me contra-argumentaron sino estuvieron de acuerdo con lo que les había dicho: "Son cosas que tienen que pasar para que este país se mejore". Y todos acentuaban la cabeza. "Mire como está Chile después de Pinochet"- decía otro. "¿Acaso Colombia no tenía muertos antes que Uribe?". "Prefiero tener políticos corruptos que guerrilleros". "Si tienen que morir un millón, que mueran, mientras se acaben las Farc". " Los falsos positivos son un invento de la oposición para hacer quedar mal al gobierno". "Uribe es el mejor presidente que ha tenido este país haga lo que haga". 

Como lo dije antes, esto no era una conversación de política sino una conversación religiosa. Se me vino a la cabeza la imagen biblica de Dios llamando a Abraham para que sacrificará a su hijo Isaac para demostrar su Fe. Pero en este caso Dios era Uribe y estos eran los Abrahanes, que sacrificaron su sistema de salud para convertirlo en un negocio. Que sacrificarían  el derecho a la privacidad con tal de acabar con la oposición, que sacrificarían la democracia con tal de seguir con su Fe. 

Al final me quedé callado pues ya no se hablaba de política y en cuestiones religiosas soy muy respetuoso.