lunes, 9 de marzo de 2009

El Miedo a la Guerra o la Guerra del Miedo

Leyendo el artículo de Caballero, "La Doctrina" en la revista Semana, se me vino a la cabeza un artículo que escribí hace 5 años sobre las técnicas que uso Hitler para apoderarse del Poder y sus semejanzas con el presente. Aunque el artículo ya tiene un lustro,  lo considero actual. Aquí va!

El Miedo a la Guerra o la Guerra del Miedo

El 27 de febrero de 1933, el REICHSTAG, la sede del Parlamento Alemán fue incendiada supuestamente por los comunistas. Se culpó a un hombre, Marinus van der Lubbe que posteriormente fue enjuiciado y ejecutado. Por este acto terrorista la gente entró en pánico y 24 horas después, con el parlamento aún humeante, el presidente Paul von Hindenburg y su canciller Adolph Hitler evocaban el infame artículo 48 de la Constitución de Weimar, con el cual, el gobierno tenía poder absoluto sobre los derechos de los ciudadanos alemanes durante 7 días. 

El 2 de agosto de 1934 el presidente Hindenburg fallece a la edad de 86 años cediéndole el título de Reichsfuehrer a Hitler. Con éste comienza una etapa de “New world order” hoy conocida como el Holocausto.

Este acontecimiento histórico lo vemos hoy como el argumento para miles de películas, sátiras políticas y como un pasado vergonzoso de la humanidad que ojalá jamás se repita. Pero más allá de verlo como lo que es, el pasado, no tenemos la capacidad de compararlo con el presente.

Mientras escribo este artículo, en Venezuela se está por aprobar el artículo 37 del proyecto de reforma, que alude al artículo 508 del Código Penal, y dice: “Todo el que, con gritos y vociferaciones, con abuso de campanas u otros instrumentos, o valiéndose de ejercicios o medios ruidosos, haya perturbado las reuniones públicas (…) será penado con arresto hasta por un mes”. En otras palabras dice: Una persona que participe en un ‘cacerolazo’ podría ser arrestada por un mes. Y una caricatura puede constituirse en la prueba de un delito de difamación o injuria y su autor podría pagar de uno a tres años de prisión. 
Creyéndonos en el futuro y que nuestro nuevo albor se basa en la ciencia y la tecnología, llega Chávez y retrocede nuevamente hasta la constitución deWeimar y su artículo 48, que planteaba exactamente lo mismo.

Otro ejemplo, y el más ilustrativo, sería el 11S. Osama Bin Laden, al igual que Marinus van der Lubbe, atentó contra la seguridad nacional al estrellar dos aviones contra el emblema económico de los Estados Unidos. Los ciudadanos en estado de pánico, permitieron que el Presidente Bush radicara el estado de “new world order”, exactamente las mismas palabras que uso Hitler en 1934. Bajo el poder del miedo se hace una guerra preventiva. Nuevamente hacemos alusión a nuestro artículo 48, donde los derechos, en este caso de cualquiera que no sea americano, son de poca prioridad en pro de la seguridad nacional. Se invade Irak, se bombardea Irak, cae el régimen de Saddam Husein,Osama Bin Laden no aparece y se crean cárceles para los prisioneros donde se les tortura (Abu Ghraib y Guantánamo). Al igual que en el pasado, que con el pretexto del movimiento ario se invadió Polonia, Francia, Rusia y se crearon los campos de concentración.

Colombia no se queda atrás, después de más de 50 años de una injusta y terrible guerra social, todo queda ignorantemente reducido a terrorismo. La guerrilla, los paramilitares, los sindicalistas todos son terroristas. Nadie pretende entender el problema si no se busca una inmediata solución: La guerra. Y todos lo permitimos gracias al ingrediente que la historia nos ha mostrado como el más infalible de todos: El miedo. Miedo inculcado por los gobiernos y miedo inculcado por las milicias.

 

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario